domingo, 19 de abril de 2009

Orphenica lyra

Siguiendo con Orfeo y el poder de su lira se puede recordar aquí la publicación del vihuelista Miguel de Fuenllana del año 1554 llamada Libro de música para vihuela intitulado Orphénica lyra.

La vihuela, instrumento característico de la música del siglo XVI español, comparte afinación, número de órdenes de cuerdas, técnica de tañido e incluso repertorio con el laúd, diferenciándose de este último por su forma más similar a la de una pequeña guitarra o un charango.

Las colecciones de música para vihuela solían combinar lo culto con lo popular, el contrapunto más elaborado con la adaptación de romances o villancicos, lo hispánico con lo foráneo, las piezas instrumentales con las vocales. Estaban destinadas a un público relativamente amplio de tañedores aficionados y no solamente a los músicos profesionales.


En la recopilación de Fuenllana se encuentra precisamente musicada parte de la primera de las Églogas de Garcilaso (el monólogo del pastor Salicio) autor de quien este blog toma prestado el título.


video

¡Oh más dura que mármol a mis quejas

y al encendido fuego en que me quemo

más helada que nieve, Galatea!

Estoy muriendo, y aun la vida temo;

témola con razón, pues tú me dejas,

que no hay sin ti el vivir para qué sea.

Vergüenza he que me vea

ninguno en tal estado,

de ti desamparado,

y de mí mismo yo me corro agora.

¿D'un alma te desdeñas ser señora

donde siempre moraste, no pudiendo

della salir un hora?

Salid sin duelo, lágrimas corriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario