jueves, 30 de abril de 2009

Ministriles


Se suele considerar que los ministriles son los primeros instrumentistas profesionales. Surgen en el tránsito de la Edad Media hacia el Renacimiento como evolución de los juglares cuando son contratados por corporaciones municipales para tocar en actos de muy diversa índole. También podían trabajar para la Iglesia o en las cortes. Los contratos de la época solían hacer referencia, más que a cantidades monetarias, a la vivienda o al suministro de determinados bienes como textiles, ciertas cantidades de grano, vino...




Aunque podían incluir instrumentos muy variados, lo más normal es que pertenecieran a la familia de los aerófonos: chirimías, cornetas, bajones, bombardas, flautas, sacabuches... y que pudieran contar con el acompañamiento de la percusión. Entre ellos se pueden destacar los siguientes:

La corneta o cornetto era un instrumento de embocadura con un sonido similar al de la trompeta actual, pero mucho más dulce, lo que le hacía ideal para conjuntarse con las voces. Se fabricaba en madera o marfil, recubriéndose de cuero. Su forma curva, que se asemeja a la de un cuerno, de donde viene su nombre, es característica.




El sacabuche es el antecesor del actual trombón de varas, empleándose sobre todo en su registro de tenor.



Las chirimías eran de lengüeta doble, como el actual oboe, y conocía distintos tamaños que proporcionaban diferentes alturas de sonido.



El bajón sería el antecedente del moderno fagot y su sonido era grave. En la Península Ibérica siguió utilizándose en la interpretación de la música religiosa más allá del Renacimiento, llegando hasta el siglo XIX.




A imitación de la música vocal se organizaban según la altura de su sonido para realizar las distintas voces de la polifonía. De esta manera eran de uso frecuente en la música religiosa, junto con el órgano, acompañando y sosteniendo a los cantores, interpretando misas y motetes.

Pero también podían interpretar música puramente instrumental, de tal forma que estos instrumentos están en la base de la progresiva emancipación de la música instrumental respecto al modelo de la música vocal con las canzoni da sonare y, sobre todo, la música de danza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada